Fragmento de Psicofisiología

Israel Rojas Romero – Raghozini

Febrero 5 de 1982

Psicofisiología Esotérica

Trigesimoséptima Conferencia,

Fragmento

El tálamo óptico se llama también el ojo cerrado, el ojo simple, la luz del mundo, la lámpara de cristal [en la literatura sánscrita el tálamo óptico se llama “corazón del loto”, o sea el lugar donde Budhi, la Divina Sabiduría se asienta, cuyo conocimiento el yogi trata de obtener]. En la parte de atrás y en la base del cráneo está localizado el cerebelo, el cual es el cerebro subconsciente. “El cerebro propiamente dicho, es el cerebro de Dios, y el cerebelo es el cerebro subconsciente o cerebro del hombre [yo diría al contrario, que lo transconsciente es lo cósmico y lo otro es lo humano].

El centro del cerebro es el órgano de la mente subconsciente, el cerebro propiamente dicho es el órgano de la consciencia [ya hemos estudiado un poco que el aparato de la consciencia se sintetiza en el cerebro en la glándula pineal, la consciencia educida, es decir la obtenida por el trabajo de la evolución y la Consciencia cósmica está en la cima del tálamo óptico, y es allí donde el hombre hará algún día en la evolución contacto con la Consciencia Universal].

“Continuando la enumeración del extraño contenido de la copa extraordinaria que es el cráneo, podemos enumerar en seguida: la glándula pineal, que es un cuerpo en forma de cono, situado en la parte posterior del tálamo óptico y conectado a éste por medio de delicados nervios, unido al techo del tercer ventrículo por medio de su tallo aplanado llamado por los anatomistas jabénula. La glándula pineal es el órgano masculino de la espiritualidad. El fluido del cerebro superior fluye hacia abajo por la glándula pineal en donde se especializa haciéndose masculino, positivo o eléctrico en calidad y en acción. Un poco más abajo y en el otro lado del tálamo óptico está la glándula pituitaria o cuerpo pituitario que es el órgano femenino de la espiritualidad.

La pituitaria es un cuerpo pequeño, rojizo y de forma elipsoide situado en una depresión del hueso esfenoides y adherido al cerebro por un pedúnculo. La glándula pituitaria tiene dos lóbulos y segrega una sustancia mucosa, esta glándula endocrina es magnética y está dotada de un diminuto saco para la recepción de la Santa Semilla [la Semilla de la generación]. Conectada con la glándula pineal está el nervio llamado en sánscrito Píngala.

Píngala cruza la cuerda espinal en la base del cráneo, en la médula oblongata y sigue hacia abajo por el lado derecho de la cuerda espinal hasta su terminación. De forma similar el nervio denominado Ida está conectado por la glándula pituitaria; Ida cruza la cuerda espinal en el mismo lugar donde la pineal cruza, siguiendo hacia abajo por el lado izquierdo de la columna vertebral hacia su base. Aquí los dos nervios anteriores convergen hacia el cuerpo a través del ganglio semilunar en donde ellos forman el plexo solar [esta es, pudiéramos decir, la última situación en la cual las Energías del cosmos se objetivan en el hombre.

Cuando el hombre cesa de destruir su Energía psíquica, no abandonándose a los impulsos de la naturaleza carnal, el Germen psicofisiológico vuelve a su verdadero entorno en el cerebro. El Germen psicofisiológico ascendiendo por el canal central de la cuerda espinal hace su entrada crítica en la base del cerebro y vuelve a la cámara de cristal, en este punto (el tálamo óptico) el Germen psicofísiológico logra el equilibrio final y es trasmutado en el gran aceite que se deposita en la lámpara de cristal.

Los nervios que van de la copa del tálamo óptico a las diversas zonas del cerebro están alimentadas por este precioso fluido, por lo tanto allí es donde se produce ese relámpago de Luz que despierta las dormidas células cerebrales para producir el fenómeno de la Iluminación, solamente entonces la durmiente Kundalini de la base de la cuerda espinal se despierta. Si nosotros encendemos o levantamos el Sagrado Aceite en la cuerda espinal por el poder de la Semilla salvándola de esa caída, ese Aceite se volverá tan refinado, transmutado y vitalizado que regenerará en general el cuerpo y vencerá a la muerte misma .

Degeneración, generación y regeneración son los tres tipos de Vida, y por medio de ellos en cada quién se hará justicia y se castigará o premiará a sí mismo. (Que gran frase) Degeneración es una forma de Vida en la cual la unión está dedicada solamente a los instintos; la generación es aquella, cuyo objeto es el compañerismo y la paternidad por medio de la cual se proporciona su máscara personal a cada entidad que regresa; regeneración es aquel proceso por medio del cual a través de la Sublimación de la fuerza sexual, el cuerpo no pierde sustancia creativa ni energía eléctrica, mejorando el hombre física, psíquica, magnética y espiritualmente”.


Psicofisiología – Trigesimoséptima Conferencia — Raghozini