Israel Rojas Romero

Maestro Israel Rojas Romero

 Israel Rojas Romero

Fundador, Presidente y Representante legal de la FRATERNIDAD ROSA CRUZ DE COLOMBIA por espacio de 57 años. Hacia el año de 1901, en Fómeque, bella población al oriente de Cundinamarca nació el maestro ISRAEL ROJAS ROMERO, de padres aldeanos, su niñez transcurrió en contacto con ese campo maravilloso que le enseño muchos misterios y secretos.

De su padre aprendió la sinceridad y le formo el carácter; de su madre la ternura y el afecto hacia las cosas y los seres; de la naturaleza asimiló el culto a la belleza y el encantamiento que inducen los reinos del campo, sentido y recogido por las almas sensibles y puras, como era la del maestro Rojas. Nacido en un hogar encantador y de ambiente adecuado tibio y afectuoso, condiciones estas necesarias que le permitieron la proyección de su espíritu. Estas circunstancias posibilitaron que este predestinado Ser se convirtiera en el excelente hombre que conocimos, pero algo más, El maestro Rojas traía del pasado mucha evolución que sumada a las condiciones que rodearon su niñez y su juventud, hicieron de él en gran parte, el maestro, el luchador infatigable por encontrar el misterio de la vida, la razón de la existencia, los caminos que conducen a la verdad, al tratar de encontrarse a sí mismo, al Ser y al no Ser y muchas cosas más que un hombre superado como él, podía realizar.

Así por ejemplo, la dicha humana debemos encontrarla dentro de nosotros mismos, no importa cuán penoso pueda resultarnos este mundo ni cuantos sufrimientos debamos enfrentar, porque mientras existan ejemplos vivos como los del Maestro Israel Rojas, muy joven aún, delgado, enérgico, psíquico, inteligente y capaz, lóbulos alargados como los de Budha, ojos muy verdes y penetrantes. Precisamente era en sus ojos en donde primero se manifestaba su gran estética y en donde también se manifestaba el disgusto por la torpeza de la gente; su mirada sola, infundía un gran respeto. Escribía y hablaba con facilidad; por aquella época (año 1935) ya había escrito algunos libros y había recibido la grata visita y enseñanzas de sus grandes mentores: Huiracocha, Neumayer y Zanoni.

Su sentido idealista de la vida siempre se mostró encantador y con grandes proyecciones conscientivas hacia su Escuela Rosa Cruz, la cual creció con pujanza y armonía, acorde con los grandes conocimientos y capacidades del Maestro Rojas. Para quienes tuvimos el privilegio de conocerlo, fue placentero establecer esa relación espiritual con el maestro; en su mesa se exponían todos los grandes temas del conocimiento humano y Divino; el maestro Rojas se sentía completamente feliz comentando las conferencias que el doctor Krumm Heller dictó en Colombia, especialmente en el teatro municipal de Bogotá; las conferencias que igualmente dictó el Maestro Neumayer.

Alrededor de una taza de Café, siempre se oían de labios del Maestro Rojas, grandes explicaciones sobre estos seres prodigiosos y para variar, en muchas oportunidades, enseñanzas sobre Alquimia, Kábalah, Esoterismo, etc., pero todo, si el ambiente era propicio. Aquel hombre magnífico se distinguía en todas partes; en la Escuela Rosa Cruz era maestro de la enseñanza sublime de las grandes corrientes filosóficas y espiritualistas. En las conferencias públicas, su elocuencia y dominio de los temas escogidos, provocaban en los oyentes profunda satisfacción fascinante y les producía entusiasmo colectivo. El maestro viajaba a todas partes dentro y fuera del país, para instruir pero también para aprender; por donde fue, dejó una estela luminosa de conocimiento, optimismo y bienestar.

Todos querían estar con él, querían imitarlo quizás, circunstancia imposible por muchas razones entre otras, porque cada hombre es un Elohim en evolución y cuando imitamos a alguien, quebramos nuestra propia línea evolutiva, lo cual va en contra de nuestra naturaleza y de la naturaleza de todos; tampoco eso es posible, además, porque lo que queremos imitar de los grandes seres, precisamente son para ellos sus grandes cualidades y capacidades éstas, muy difíciles de imitar y de alcanzar. Lo mejor es conquistar y alcanzar tales cualidades y capacidades poco a poco, de acuerdo al curso de nuestra evolución y que en suma es nuestra realización, hoy sin embargo, ante la ausencia de este mundo de tres dimensiones del maestro Israel Rojas, iniciamos examen analítico de sus enseñanzas grandiosas como instructor plasmadas en sus escritos, libros, conferencias, tesoros que guardamos para el bienestar espiritual y material de las gentes y de sus discípulos.

Invoquemos simplemente algunos de los libros escritos por el Maestro Rojas; la obra “por los senderos del Mundo” no es una novela más sino que es un tratado de conocimientos prácticos vividos personalmente con sus mentores los Maestros Huiracocha, Neumayer y Zanoni; su texto nos trae una serie de enseñanzas de la vida interior del hombre que es la realidad enfrentado con la vida exterior que no es tan real y es más cambiante.

Para leer al maestro Rojas es necesario hacerlo con espíritu analítico y de comparación con la naturaleza, para extraer el conocimiento guardado en todas sus obras.

Leer Biografía Completa

Obras Escritas: